Dibujo por Little K.

La masa negra avanza, engaña y se pega. La masa negra comienza por el corazón, llega a tu mente y por último rompe tu voluntad. La masa negra envenena tu mente, cualquier camino acaba en precipicio y la base se va cayendo poco a poco. La masa negra sugiere mentiras, pone ideas terribles y arruina. Las mentiras se clavan en ti, te las crees y se vuelven realidad. Todos tus dones, todas las ilusiones, todos los planes se vienen abajo. Todas tus esperanzas se marchitan, tus planes de futuro y felicidad, se pudre. La masa negra lo llena todo y se pega a ti. Te transforma y hace que dejes de verla, que ese error seas tú. Buscas ayuda, la necesitas, te ahogas en lo terrible de las expectativas futuras. La ayuda llega, pero tu mente la rechaza, tus esperanzas se consumen hasta apagarse y vivir se convierte en andar ciego, tratando de no ahogarse, apagando los avisos que te da tu mente e ignorando las señales de que la masa negra avanza. Porque buscas salida, pero no parece que nadie te entienda. Te sientes mal, envenenado a dosis homeopáticas, normalizando un proceso destructivo.

Entonces te paras y piensas, ¿qué he hecho para llegar hasta aquí? Si algo he hecho mal, puedo expiarlo, si he hecho daño a alguien, puedo arreglarlo. Pero no acude respuesta a esa pregunta. Tratando de agarrarte a tu propio error, descubres desesperado que ni siquiera sabes qué has hecho para llegar ahí.

Y la oscuridad se vuelve más profunda y confusa.

Share: