Casi todo el mundo ha oído hablar alguna vez en la vida de “Cien años de soledad”, un superventas que catapultó a Gabriel García Márquez al estrellato y, más concretamente, a ser merecedor del nobel de literatura. Sin embargo, ¿qué tiene este libro para ser mundialmente alabado por la crítica? Lo que el lector se encuentra nada más empezar el libro es la famosa frase “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo” y, tras ella, las muchas peripecias de la familia de los Buendía, quien establece su hogar en Macondo, eje de toda la acción del libro.

El problema es que cuando el lector no cuenta más que con el texto en sí, sin ningún apoyo o comentario, se encuentra con un cúmulo de hechos confusos, que no logra entender y que provocan un rechazo inmediato. Es por ello que una lectura obligatoria de este libro, sin ningún tipo de explicación y dejando al lector a merced de las incomprensibles mezclas de realidad y fantasía, los nombres de hijos y padres que se mezclan, el incesto constante y desamor, puede hacer que no solo no se comprenda el libro, sino que se llegue a odiarlo. Por eso es tan importante contar con una explicación antes de aventurarse en Macondo.

Lo que voy a intentar hacer a continuación va a ser tratar de dar las claves para descifrar “Cien años de soledad”, un libro encriptado cuyo precioso valor solo podrán encontrar los lectores más atrevidos.

Para empezar, lo más importante es comprender que la novela se escribió en un lugar (Colombia) y un tiempo (1967) diferente al nuestro, por lo que muchas de las referencias que hace no las podemos entender. El libro formó parte de un movimiento, el boom; un un fenómeno literario de mucha fama que logró hacer  internacionalmente reconocidos a autores como Gabriel García Márquez . Dentro de ese fenómeno se instaló una corriente llamada realismo mágico. Ese movimiento consistía en mezclar en las novelas elementos ficticios (espíritus, apariciones, o elementos paranormales) con hechos corrientes. Por eso, en “Cien años de soledad” encontraremos esa mezcla entre realidad y ficción.

Una vez sabemos eso, el siguiente paso que hay que dar es entender que se trata de una historia hiperbólica. ¿Qué narices es eso? Pues significa que utiliza exageraciones, palabras incongruentes y contradictorias. ¿Cuál es el objetivo de esa confusa mezcla? Muy fácil, que esa ambigüedad y niebla den al libro un aspecto mágico.

Pasemos ahora a los elementos de la historia. Otra de las claves para poder descifrar correctamente el libro es contar con una genealogía mientras lees. ¿Por qué? Lo entenderéis fácilmente con esta imagen:

Creo que todo queda dicho.

Para finalizar, el libro está compuesto de una estructura compleja. Una de las claves más importantes para descifrar el libro se encuentra en su forma. La historia comienza con un incesto, cuando los fundadores, José Arcadio Buendía y Úrsula contraen matrimonio (a pesar del miedo de ella de engendrar un hijo con cola de cerdo) y termina con otro incesto, con Amaranta Úrsula y Aureliano Babilonia (cuyo hijo nace con cola de cerdo, como temía Úrsula). De esta forma, el libro tiene un montón de hechos cíclicos, que se repiten a lo largo de toda la historia. Otro elemento, junto al incesto, que se repite a lo largo de toda la familia Buendía, es la soledad, que da nombre al título del libro. Todos los familiares viven sus relaciones de forma amarga, siempre saboteándose a ellos mismos o reaccionando sin piedad a muestras de amor por parte de otros. Esa soledad es la que da pie a frases míticas de la novela, como: «…el secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.»

En fin, “Cien años de soledad” es un libro (que como todos los grandes libros) oculta mucho más de lo que una lectura rápida puede sacar a la luz. Quizá sea por eso que tenga mil interpretaciones, guiños, una crítica sutil, historia de Colombia y hasta sociología. Todos sus componentes están bien aderezados por su forma mágica de narrar, sus frases míticas y la capacidad del autor para formar un conjunto homogéneo con la ingente cantidad de hechos y elementos que tiene el texto.

El lector se zambulle de lleno en sus páginas, dispuesto a descifrar un enigma, forzar una caja fuerte, para así encontrar su precioso valor. Cada persona aporta una interpretación del texto auténtica e innovadora… ¿A qué esperas para dar la tuya?

TE GUSTARÁ…

Si estás acostumbrado o te atraen los clásicos. Si quieres leer un libro imprescindible. Si estás dispuesto a descifrar un libro apasionante. Si te gusta la novela hispanoamericana.

NO TE GUSTARÁ…

Si buscas una novela con un ritmo moderno. Si nunca has leído un clásico. Si te cuesta mantener la constancia en la lectura. Si no te gusta lo que no entiendes a la primera. Si no estás dispuesto a trabajar para entenderlo.

Share: