En medio del boom de la poesía moderna, con autores como Defreds, Marwan o César Brandon parecería que este mundo de poemas cortos, rompedores y sentimentales está siendo explotado ya casi completamente.

Y es que la “poesía tweet” está teniendo un éxito rotundo, haciendo que gente alérgica al papel se adentre en librerías y que muchos jóvenes, que hasta ese momento solo habían utilizado el papel para enrollar tabaco, ahora encuentren en la poesía su mejor droga.

Sin embargo, ¿de dónde viene esta poesía? ¿cuándo surge y por qué? A continuación lo explicaré de forma breve.

En resumidas cuentas, tras la guerra civil, la mayoría de escritores y hombres de cultura fueron asesinados o se exiliaron. Bajo un clima de represión y censura franquista, la única poesía que se fructificó fue aquella exenta de motivos políticos, que hablaba del amor, la vida y los anhelos. No fue hasta la época de la transición y la llegada de los Novísimos, que la poesía comenzó de nuevo a diversificarse y encontrar temas de todos los colores y gustos. Sin embargo, tras ellos, surge un concepto poético llamado “La otra sentimentalidad” o “Poesía de la experiencia”. Esta nueva poesía busca adaptarse a los nuevos tiempos, transmitir mucho con poco, adaptarse a nuestro estilo de vida fugaz y explicar las cosas de forma nítida, alejada de las elaboraciones estéticas de otras poesías.

En medio de ese panorama aparece Supernova, de Rubén R. Cubiella, un escritor al que conocí por Instagram y cuyo libro voy a reseñar. La primera duda que me vino a la cabeza cuando empecé a hojearlo fue cómo podría encontrar su espacio un libro como ese, de aquella “poesía tweet”, cuando el género empezaba a quedar explotado por las decenas de autores que se lanzaban a él. Sin embargo, tras acabarlo, mi sensación es de haber leído algo nuevo y único, pese a que responde al mismo tema que los demás: el amor y las relaciones.

Supernova está dividida en tres partes. La primera aborda poesía íntima, de superación, demonios y síntesis vivenciales. La segunda trata de las relaciones; del amor y la ruptura, la sinceridad y las medias verdades. Y la tercera parte aborda la relación entre el amor y las redes sociales; entre el suejeto y la tecnología.

En un cómputo general la verdad es que el libro funciona bien, tiene aquello que se le pide a un poemario, pero incluso me sorprendió gratamente, aportándome más de lo que esperaba encontrar. El libro mejora conforme avanza. Mezcla de forma muy inteligente las palabras, juega con ellas y con nosotros, nos sacude y obliga a replantearnos algunas situaciones y nuestra actitud frente a ellas. Aprovecha las cualidades musicales de la poesía y crea un concierto que atrapa, conmueve y no te deja indiferente.

Puede que Supernova no sea un libro promocionado por las grandes librerías, o que Rubén no sea tan conocido como @SrtaBebi, pero desde luego que merece esa oportunidad y muchas más. Aquí os dejo el libro:

¡Poned qué os ha parecido en los comentarios!

Share: